Un negocio muy excitante

En la intimidad el lenguaje es otro y probar algo nuevo siempre es excitante.

Algunos lo consideran un placer culposo y aunque es disfrutado por hombres y mujeres con la misma intensidad, la carga de tabú del tema hace que se siga manejando socialmente como un lado oculto, cada lugar tiene sus modos y la gran pantalla es una forma espectacular e impactante de ver como los cuerpos se juntan, el porno mexicano, muestra como hacen el sexo los latinos.

Es muy frecuente que las películas eróticas sean vistas como algo que rompe con la moral; pero no es más que sexo en lenguaje cinematográfico. Lo explícito de este tipo de películas levanta las ganas de quien las ve, en este tipo de filmaciones pueden verse ángulos que en una relación sexual convencional, incluso en una habitación con espejos, es difícil de lograr. El cerebro es el órgano sexual más importante y las películas eróticas lo embriagan totalmente con una increíble cantidad de estímulos, casi imposibles de dejar pasar.

Ir a uno de esos hoteles para el amor y no conseguir películas eróticas, significa que te equivocaste de hotel, porque todos los que sirven al amor usan este incentivo para hacer que se calienten los ánimos. Tal es el tabú, que hay quienes le tienen temor a las películas triple X, sienten que es un pecado verlas; pero en realidad a parte de servir de estímulo al juego amoroso previo, sirven de herramienta para enseñarle sobre el arte del sexo y el amor, a quienes están a punto de hacerse uno solo.

Las películas eróticas tienen muchas propuestas, aunque por supuesto todas están cargadas de sexo explícito; pero algunos piensan que cada cultura tiene su propio ritmo, así se consideran algunas culturas frías, para decir que su sexo es de intensidad moderada y culturas calientes para hablar de gente que hace el sexo con gran intensidad. Las películas eróticas mexicanas, son consideradas de películas muy calientes por su carácter latito. La forma en la que esta cultura hace el sexo casero, es muy intensa en movimientos, gestos, gritos y gemidos que se dan con gran energía, quizás tenga que ver con el clima que se vive en este lugar del planeta que es más tropical. Esa intensidad es acompañada con una sensualidad que se exhibe con entrega total.

Desde el llamado cine de ficheras, que combinaba el erotismo con el humor, los mexicanos han evolucionado mucho en la manera de hacer cine erótico. Es una de las industrias más competidas, porque aunque no son las películas más taquilleras, habría que ver quien no tiene películas XXX en casa. Es una industria que en Estados Unidos  mueve más de 13 mil millones de dólares y eso es solo lo que tiene que ver con el mercado registrado, es decir el legal. De modo que el cine erótico es un negocio muy excitante.

Las salas de cine erótico están también cubiertas de un halo de misterio, es un lugar que no tiene grandes exhibiciones, y para quienes quieren ver en la gran pantalla a hombres y mujeres teniendo sexo, tienen que pasar por encima del estigma social que hay de las películas eróticas. Estar en una sala donde de un lado tendrás a tu pareja; pero en la que tal vez tengas a otra a tu lado también como tú manejando la situación, es algo que hay que aprender. El comportamiento en estas salas es algo para lo que hay que estar preparados. Hay salas en las que se ve sexo fuera de la pantalla, la intensidad es tal que se contagia, te podrás imaginar. En México hay salas en la que está permitido el sexo en la sala.

agarrando la sabana

Para los menos arriesgados, disfrutan en la intimidad de su hogar, una buena película X que los saque de la rutina y los guie en una sesión de sexo y lujuria.

El cine mexicano presenta, según dicen expertos más contenido y además más caliente, muchas películas registran una realidad diferente a la que se ve en películas americanas y es que no están planteadas pensando en la toma y lo perfecta que pueda quedar, sino que más bien van a una historia a la intensidad del acto y no al close up del coito. Aunque las hay de diferentes estilos hay una marcada diferencia que podrás apreciar al verlas. Deseo, Anoche soñé contigo, La virgen de la lujuria, La habitación azul, Año bisiesto, son algunas de ellas.